El queso

Estas vacaciones he aprovechado para leer, uno de los libros que han caí­do ha sido ¿Quién se ha llevado mi queso?. He de reconocer que no ha sido una sorpresa para mí­, porque ya llevo años en continuo cambio. Comprendo perfectamente a las personas que el cambio no les gusta, produce incertidumbre y eso lleva al miedo, en diversos grados.

Siempre he creí­do firmemente que en esta vida nada es para siempre, todo es cambio, algunos se producen en minutos u horas, otros tardan semanas o meses y los hay que años, pero toda situación tiende a cambiar.

Tengo un amigo que lleva en una empresa muchos años, ahora la situación laboral no es de su agrado, pero no se atreve a tomar el paso de ir a buscar alternativas. Está casado con dos hijas, está fijo desde hace tiempo y piensa que si se va de la empresa pierde toda la antigí¼edad acumulada. Yo le digo que busque, que emplee el tiempo que quiera en encontrar una buena alternativa, pero que no se quede parado. Es un tí­o muy válido en lo suyo (mantenimiento industrial), de los mejores que conozco, capaz de arreglar una máquina con pocos recursos, es conocido en varias empresas, pero no se atreve a dar el paso, por la incertidumbre, por la comodidad, por un poco de miedo, por todo un poco.

En «Arcadina»:http://www.arcadina.com ese punto, por lo menos, lo tenemos claro, en un mundo tan dinámico y tecnológico en el que estamos, donde cada 18 meses hay nuevos paradigmas, nuevos métodos, nuevas posibilidades, hemos de movernos rápido y hacia donde esté el queso.

2 Replies to “El queso”

  1. El problema del cambio con las personas que tienen una relación de dependencia (ahora que lo veo escrito suena terrible el término) es algo más que común y lo raro son aquellos que se animan al cambio.

    Aparte del temor al salto y tal como le pasa a tu amigo, noto que existe una gran dosis de comodidad que no se quiere resignar. Comodidad a un horario fijo, a un jefe que malo o bueno, termina siendo el responsable (moral o real) de los problemas, a vacaciones pagas, a un dí­a de cobro fijo… Si bien algunas de estas cosas se pueden lograr con el emprendimiento propio, no hay que decir que eso se alcanza tras un perí­odo de sacrificios y mucho trabajo.

    Pero lo del dinamismo y cambio continuo de Arcadina no creo que sea por el entorno tecnológico en el que se desenvuelve, sino más bien por una cuestión de mentalidad inquieta de sus integrantes. Conozco unas cuantas empresas en las que los emprendedores han “migrado” de la parte tecnológica a la ejecutiva, dedicándose a “mantener el queso” más que a hacer evolucionar sus productos a los nuevos modelos. Y como el queso hoy dí­a es muy grande (yo digo “hay gente para todo”) , no tienen grandes problemas con la desactualización.

    Una viñeta para tu amigo gentileza de freelanceswitch.com

    Como comentario final (me cuestan las oraciones cortas 🙂 ) , solo quiero felicitarte y espero que tus tiempos te permitan escribir más seguido.

  2. Carlos, gracias por los ánimos.

    He visto en tu blog que tenemos cosas en común, que nos dedicamos al software y somos una mISV y que aunque en paí­ses diferentes los problemas a los que nos enfrentamos son similares.

    Un saludo.