Hola, de nuevo

Hace ya algún tiempo que no escribo por aquí­, y no por falta de ganas.

Durante este tiempo he estado muy ocupado, nos han ocurrido muchas cosas, algunas buenas y otras no tanto.

Para un proyecto que estamos terminando necesitábamos un applet de Java y aquí­ en la empresa no tenemos ningún experto en la materia. Preguntamos a unos cuantos programadores conocidos, pero o bien no podí­an hacerse cargo del asunto o tení­an unos costes que nos desajustaban el presupuesto. Así­ que recurrimos a un freelance extranjero (me ahorro hacer publicidad), la cosa en principio funcionó bien, se avanzaba, pero según iba llegando la fecha de entrega empezaron algunos movimientos _raros_.

Voy a resumir lo ocurrido, después de dos semanas trabajando y en contacto permanente con el freelance, con sus fines de semana, cuando le indico que tal como está el applet no es usable porque para una operación (cargar 250 fotos) no puede tirarse 5 minutos, me dice que no continua, que le paguemos lo acordado y que lo deja ahí­. Evidentemente no lo hemos pagado, terminaremos en un proceso de arbitraje.

Es verdad que es la primera experiencia con un freelance extranjero y no ha sido buena. Tampoco vamos a renunciar a este recurso por una sola experiencia, pero hay que tenerlo en cuenta.

p=. !http://softinspain.com/images/56.png (SCRUM)!

Por fin voy a intentar implantar Scrum, empezaremos en septiembre, a la vuelta de las vacaciones. Mientras he pedido a los desarrolladores que lean todo lo que puedan, les he pasado referencias y direcciones de todo el material que tengo, unas copias del «Scrum desde las trincheras»:http://softinspain.com/article/126/scrum-el-trabajo-realizado Les he hecho una pequeña introducción de Scrum, cuatro pinceladas, y estoy contento porque les ha gustado la idea. Ya contaré. Por cierto, he pedido las cartas para la estimación de tiempos.

4 Replies to “Hola, de nuevo”

  1. Es lamentable leer eso. Los que estamos estudiando para poder algún dí­a trabajar como analistas o como programadores nos vemos afectados en gran manera por el trabajo sucio de otros que nos anteceden. Hacen que nuestro conseguir trabajo en esta modalidad sea el doble de dificultoso.

    Es bueno leer experiencias de otros…

    Saludos.

  2. ¡Hola!

    Gusto en conocer tu blog.

    Cuando se trabaja a distancia debe uno tener el mismo nivel de sensibilidad y tolerancia que se tiene con un cliente local. Lamentablemente todaví­a hay gente que ve a los clientes foráneos como si fueran unas entidades extrañas que curiosamente hacen convenientes pagos y a los cuales, por estar taaaan lejos, no importará que uno los borre del mundo con sólo apagar la computadora al primer desencuentro.

    Un buen proveedor de servicios a distancia debe comprender que el cliente no vive en el Messenger, que es una persona de carne y hueso y que tiene los mismos derechos y alcances que cualquier otro.

    Por el lado del cliente, éste debe segurarse con quién está tratando para evitar desagradables sorpresas. Pero también dejar bien claros los requerimientos.

    En este caso, el proveedor debe tener la madurez y sensibilidad para comprender que la solución desarrollada no resulta útil al cliente. Pero como cliente, convendrí­a revisar si en algún momento se especificó claramente las caracterí­sticas del trabajo solicitado.

    Es tan poco edificante decir “ya lo hice, así­ que págame”, como “no te pago nada porque así­ no me sirve”. Lo mejor será siempre llegar a un acuerdo justo por el cual se corrija el trabajo hecho para que quede a satisfacción del cliente. El proveedor debió poner mucho más de su parte, una actitud madura hubiese sido:

    “Ah, ya veo, eso no me lo dijiste, en ese caso tendré que hacerle unos cambios para que el proceso sea más rápido, pero me apena decirte que se me elevan los costos”.

    Ante un proveedor maduro y de comprobada honestidad, un buen cliente siempre dice algo como “Mira, la verdad no me esperaba que esto pasara, no creo poder pagarte más de lo acordado, pero déjama hacer un esfuerzo, ¿cuánto es la diferencia que faltarí­a cubrir?”

    Mientras el mundo necesita mejoras urgentemente, algunos todaví­a se empeñan en pelear.

    Un abrazo y que todo salga de la mejor manera posible.

    Al González. 🙂

    P.D. Perdón por tanto rollo, prometo visitar tu blog más seguido.

  3. Adolfo, pues si, es lamentable. Por eso son buenos los blogs, para leer las vivencias de otras personas y así­ poder extraer conclusiones para uso propio.

    Al, gracias por tu explicación. Efectivamente durante el desarrollo de este applet ocurrió lo que comentas, que se le solicitó al programador una funcionalidad no descrita en el documento original y se le ofreció un “bonus” por ello.

    No veo lógico es que si se solicita un applet para seleccionar fotos del disco duro mostrando las miniaturas cuya finalidad es guardar la selección realizada para otro uso posterior, el applet tarde 5 minutos en cargar las miniaturas de una carpeta con 250 imágenes. Yo comprendo que 250 imágenes que en su conjunto ocupan casi 600MB son muchas y mucho tamaño, pero que el supuesto experto tire la toalla a la primera gran dificultad que se le plantea no creo que sea muy profesional.

    De todas formas, como digo, es nuestra primera experiencia utilizando este tipo de servicios, por lo que habremos cometido nuestros errores, habremos supuesto cosas que no han de ser así­ necesariamente, pero como muy bien dices el proveedor (el freelance en éste caso) ha de comprender esas cosas y colaborar en lo posible, que de hecho esta persona ha colaborado y comprendido muchas, pero pequeñas.

  4. Jose Alberto

    El contratar freelancers es un tema bastante complicado. Principalmente porque la mayorí­a toma esta modalidad de servicio como un “extra” y no como un trabajo real. En mi caso, he conocido más dolores de cabeza que aciertos, pero calculo que de a poco todo se transforma en experiencia.

    Una de las cosas que valoro a la hora de contratar un freelancer, aparte de su experiencia, porfolio y presupuesto, es la disponibilidad horaria que tiene. Si es 100% freelancer, mejor.

    Igualmente, y quizás por paranoico, me gusta estar lo más posible en contacto. Saber si necesita algo, si se retrasa por algún problema ajeno al trabajo, etc. Sin ser “muy pesado”, sí­ creo que es muy importante estar tranquilo que del otro lado de la lí­nea la otra persona está trabajando sin problemas. Ya me ha tocado dejar pasar todo el tiempo previsto para un desarrollo y dos dí­as antes de la entrega me digan “no pude hacer nada porque me faltó x cosa” (donde x es una pavada que puedo solucionarle rapidamente).

    En resumen, no se asusten por la mala experiencia y sigan probando (incorporando las experiencias aprendidas), que cuando encontrás buenos trabajadores, la alegrí­a y tranquilidad son enormes.