Docker sí, docker no

Como responsable técnico de Arcadina, debo estar al día de las novedades que salen, pero sobre todo debo analizar y estimar si dichas novedades nos aportan mejoras sustanciales, si dichas novedades van a mejorar nuestro servicio, nuestros procesos, sistemas, seguridad, etc.

Llevo tiempo siguiendo el concepto de contenedores y concretamente Docker. Lo veo interesante, pero no lo hemos adoptado aún, sinceramente, no veo que vaya a aportarnos una mejora sustancial en el entorno de producción, aunque sí en el de desarrollo y pruebas.

Justamente hoy he estado leyendo un artículo muy interesante (enlace al final), que aporta un punto de vista que comparto casi completamente, y es que soy muy práctico, no adopto novedades porque tengan un hype, porque estén de moda. Mucho me han de convencer las bondades de una nueva tecnología para que sea viable su adopción.

En dicho artículo el autor dice, en referencia a una aplicación desarrollada con PHP: “What has changed such that the app needs to be Dockerized now? This feels like an artificially constrained example. How did the app work before you Dockerized it? What was the problem with the old approach, that you feel that Docker will solve?” Vamos, ésto es el “si algo funciona, no lo toques” de toda la vida.

Y lo siguiente ya es demoledor, es la gran razón por la que no se deben adoptar novedades sin una solida razón: “Remember, you only have a finite amount of time. Whatever time you spend Dockerizing your PHP code is time you are not modernizing your app in other ways. Be sure that investment is worth it.

Artículo: http://www.smashcompany.com/technology/docker-is-a-dangerous-gamble-which-we-will-regret